Temas: comunicación, cooperación, desarrollo, ayuda humanitaria

En este documento se propone trabajar críticamente este artículo ya que consideramos que contribuye a una estigmatización del mundo y del trabajo de la cooperación internacional. En este caso, se trata del relato de una gestión comprometida y controvertida realizada por Halo Trust, una organización internacional reconocida que concentra su tarea en la neutralización de las minas antipersona desactivadas y escondidas en zonas devastadas por conflictos bélicos.

En el artículo se explica cómo Angelina Jolie, actriz involucrada en diferentes acciones de ayuda humanitaria, abandona el consejo asesor de Halo Trust. Los motivos, en su momento, eran que quería dedicarse a otro tipo de acciones. No obstante, después de 18 meses, una persona anónima ha revelado que los auténticos motivos fueron que no estaba de acuerdo con la manera en cómo Hola Trust remuneró a unas personas que formaban parte del consejo asesor de la organización.

Expuestos los hechos y teniendo en cuenta el sugerente titular del artículo, en un principio parece que la finalidad de esta noticia sea la de establecer una denuncia o reflexión alrededor de cómo Halo Trust ha gestionado algunos de sus recursos económicos. Sin embargo, el artículo que tenemos en las manos elabora un ejercicio periodístico frívolo que, por la manera en como narra los hechos, acentúa los prejuicios asociados de forma tradicional al trabajo de la cooperación internacional.

En adelante, diremos que el objetivo de nuestra crítica no es defender Halo Trust, sino que es observar por qué la noticia no está escrita desde un punto de vista responsable. Pensamos que denunciar las irregularidades que podamos conocer en el mundo de la cooperación internacional es un ejercicio de responsabilidad social. No obstante, como defenderemos a continuación, el artículo consigue establecer una reflexión crítica sobre la necesidad o la gestión de las organizaciones humanitarias. Los motivos son los siguientes:

– El artículo mantiene en todo momento un tono especulativo. Si nos fijamos, la lectura es complicada y las afirmaciones no tienen un origen claro. Es como si todo lo que leemos lo sabemos porque nos lo ha dicho otra persona, pero no porque la fuente esté contrastada.

– Cuando el artículo apunta a las cantidades que se han pagado por las gestiones, el artículo no contextualiza si estos pagos son o no necesarios. Más allá de que quizás no son razonables por su elevado precio, no sabemos con certeza a qué se han destinado ni cómo se han gestionado. Por un lado, porque en el fondo esta cifra es anecdótica. Es decir, según el artículo, solo sabemos que es la Jolie a quien le parece desproporcionada. Por el otro, porque en el momento en que estas cifras se defienden, solo se recorre otra vez a la anécdota. Es decir, a lo que una de las personas involucradas en su gestión dijo en un momento determinado, «sensato e inteligente de hacer», también de manera descontextualizada.

– La suma de estos dos apuntes hace que la narración que sustenta y construye esta noticia, ―¿en algún momento nos dicen por qué es importante la decisión de la Jolie?― se parezca a un culebrón. En realidad, no hay noticia, solo una anécdota explicada de un modo enrevesado, explotando el rumor. Esto contribuye a que la noticia desacredite el trabajo de la cooperación internacional en general. En vez de invitar a la reflexión, al tratarse de una noticia descontextualizada, sin motivo y no perseguir un claro objetivo de denuncia, lo que hace es alimentar e intoxicar el clásico prejuicio social que defiende que el trabajo de la cooperación internacional no es un negocio limpio ni necesario.

– Más allá de si Halo Trust ha actuado correctamente o no, hecho que no podemos saber ya que todo se basa en una supuesta declaración de Angelina Jolie, la noticia no se compromete a hacer una búsqueda crítica y de denuncia.

* En este sentido, tenemos que tener en cuenta que en los medios de comunicación casi nunca se habla de la ayuda internacional de una forma positiva. Si oímos hablar de ello siempre se problematiza: asociada a los peligros del cooperante, asociada a un malbaratamiento económico, asociada a una inversión sin beneficios…

Ampliar la reflexión con las siguientes críticas: Los peligros de la cooperación internacional

– Es importante también destacar el tono frívolo de la noticia. Es decir, fijarnos en qué importancia da el propio periódico a la información que relata. En este sentido, el hecho de que esté disponible en el apartado de «Gente» del periódico, ya nos da una clara idea de la importancia que merece. No es un detalle insignificante, pues nos habla del lugar simbólico que ocupan las narraciones que explican al mundo que pasa con las organizaciones que trabajan la cooperación internacional.
– Remarcando este apunte, vale la pena fijarse también en que la noticia tiene mucho interés en vincular la popularidad de Halo Trust, no por el trabajo que hace, sino porque era una de las organizaciones favoritas de la princesa de Gales.
– Por otro lado, también debemos tener en cuenta que nuestra sociedad de consumo, desgraciadamente los medios de comunicación ―informativos o no― solo promocionan actividades de ayuda humanitaria porque hay alguna persona famosa que apoya su tarea. Aunque el ejercicio y la experiencia pueden estar bien, la contrapartida es que lo que se acostumbra a celebrar en estas noticias no es la actividad en sí, la necesidad de la actuación ni la buena calidad de su gestión, sino la solidaridad de las celebridades. Se acaba celebrando y empoderando más a las celebridades que a las tareas que realizan que, una vez más, quedan descontextualizadas y no se explican.

Ampliar la reflexión con las siguientes noticias: George Clooney, ahora editorialista;  Bono ¿Uno de los cantantes o uno de los filántropos más importantes?;  Ángeles en la Tierra: Princesa Diana