OPINIÓN CRÍTICA

Por qué la cooperación internacional para el desarrollo importa (1)

Temes: cooperación internacional, responsabilidad social, discurso de la crisis, cultura del miedo

Cuestionar la necesidad de la cooperación internacional para el desarrollo es cuestionar el valor de la solidaridad entre los pueblos

Los síntomas de falta de solidaridad entre los pueblos son muchos y son evidentes. Síntomas que, sin duda, se han acrecentado con la asunción y naturalización del discurso del miedo consecuencia de la crisis económica global. Hoy parece que la afirmación “Con lo mal que estamos, cómo vamos a ser solidarios” se haya convertido en una suerte de mantra que a la vez que encubre la falta de solidaridad que rige los principios económicos y culturales del proyecto neoliberal, produce un efecto apaciguador. Nos disculpa, como si la solidaridad solamente tuviera que ver con lo económico -que sí-, y no con la responsabilidad social y la necesidad de una redistribución del capital. Es triste que todos los cambios que estamos viviendo de manera acelerada desde el comienzo de la crisis económica estén acabando en un repliegue hacia “lo nuestro”. Consideramos que en este contexto se hace cada vez urgente poner en valor la solidaridad entre los pueblos.

Nuestro punto de partida es que la actitud hacia la cooperación internacional para el desarrollo es un indicador del grado de solidaridad entre pueblos que existe en un país. Cuantas más personas tengan una actitud positiva hacia la cooperación, más solidario es dicho pueblo con los demás. Por ello, desde ESF-IB sostenemos que es importante defender la política de cooperación internacional para el desarrollo. Si queremos vivir en sociedades que pongan la solidaridad en el centro de su organización, hay que mirar a la cooperación para el desarrollo como si fuera la cara más dulce de las relaciones internacionales, aunque lamentablemente eso no sea así siempre. Esto no significa de ninguna manera que debamos dejar de lado la importancia de ser críticas con el funcionamiento del sistema de cooperación internacional. Simplemente reconocemos la necesidad de que exista una actitud positiva hacia la cooperación para la construcción de sociedades más solidarias.

Es conveniente subrayar la responsabilidad de los agentes de cooperación, tanto de países del sur como del norte, de trabajar la educación y la comunicación para el desarrollo. La cooperación internacional para el desarrollo no tiene solo que ver con mejorar la de vida de personas que habitan en los países del sur, sino también con actuaciones por parte de los agentes de cooperación dirigidas a responder preguntas frecuentes sobre sus actividades. Estos interrogantes se deben resolver mediante la comunicación y la educación para el desarrollo.

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental a la hora de conseguir este objetivo. Si bien existen ciertos espacios en algunos medios dedicados a la cooperación para el desarrollo y la acción humanitaria, no es muy frecuente oír hablar de la labor de los agentes de cooperación. Además, cuando sí se habla de cooperación, se suele adoptar un enfoque muy estrecho y morboso. Parece que solo sean noticiables los ataques que sufren los cooperantes (VER: Los ataques graves a cooperantes se duplican en una década).

Las personas que trabajan, de manera voluntaria o remunerada, en el ámbito de la cooperación necesitan transmitir con fuerza un relato capaz de cambiar la actitud hacia la cooperación internacional para el desarrollo. Si los agentes de cooperación trabajan coordinados la educación y la comunicación para el desarrollo, se pondrá en valor la cooperación internacional para el desarrollo y aumentará el grado de solidaridad entre pueblos.