Temas: comunicación intercultural i no sexista

Un día en la radio, en un momento cualquiera, estaba hablando un representante del partido nacionalista vasco. Al despedirse con un “agur”, el resto de los tertulianos le contestaron de la manera más natural. Un gesto que si en sus días podía representar un símbolo de identidad nacionalista o de lucha contra la opresión del estado español, ahora resulta gracioso o diferenciador. Qué diferencia a si te despides con un “adeu” en estos momentos!. Esta situación me hizo pensar en el poder que tienen las palabras, en especial, el vínculo entre su significado y el contexto histórico en el que se dicen.

El poder de las palabras es importantísimo a nivel pedagógico. Es muy importante lo que decimos o cómo lo expresamos. En este sentido, la original propuesta de Esther Aranda al sustituir la frase “No grites” por “Habla en voz baja”, que influyó notablemente en la actitud del alumnado en los pasillos de un colegio, demuestra que las formas pueden sugestionar y condicionar conductas y mentalidades. Otro ejemplo de actualidad es el auge de la marca Mister Wonderful, una idea innovadora que positiviza mensajes para mejorar nuestro día a día en artículos varios como agendas, tazas o bolígrafos.

A nivel académico, las palabras pueden tener dos significados: el significado denotativo, que es el que describe de forma objetiva; y el connotativo, más subjetivo y de fuerte carga simbólica. Es en su capacidad simbólica cuando las palabras adquieren poder. Lo que las palabras connotan y sugieren posibilitan miles de significados. De ahí la responsabilidad que debemos tener en su uso, pues podemos instar a contenidos positivos o negativos. Debemos tener en cuenta que el significado de las palabras nunca es casual o arbitrario, y que su potencial siempre está en relación con el contexto histórico e ideológico de uso. Viendo la importancia que tienen las palabras y el sentido que le damos, creo que deberíamos pensar antes de hablar e incluso meditar sobre la importancia de lo que decimos o pensamos. Pues muchas veces, y por más normalizado que nos parezca su uso, el lenguaje puede estar condicionado por prejuicios racistas o sexistas.

  •  El adjetivo “negro” ha adquirido un significado negativo:“trabaja como un negro”, “mano negra” o “dinero negro”.
  • Tanto los sustantivos “putada” como “coñazo” han tomado un valor negativo y las dos palabras tienen que ver con el género femenino, cuando existen palabras que se podrían usar con el mismo significado: desastre, faena, jugarreta en el primer término o rollo, lata, aburrimiento, tabarra o pesadez.
  • Expresiones como “no me toques los cojones” para expresar desaprobación denotan un machismo encubierto que incluso se usa por parte del género femenino cuando existen expresiones como “no me toques las narices” o “no me provoques”, que serían más apropiadas y menos opresivas.

Este análisis se puede tildar de obvio o de típico. Pero, lo que queremos, es proponer un reto: os animamos a tomaros un “kit-kat”, un espacio en vuestro día a día -conduciendo, en bus, paseando, etc.-, y analizar qué palabras o expresiones usamos, y qué opinión se pueden llevar las otras personas al oírnos. ¿Podemos ofender a alguien? ¿Creemos que esa expresión podrías empezar a cambiarla?¿Usamos esas palabras por herencia o por quedar bien? ¿Somos conscientes de que a veces utilizamos expresiones o un vocabulario de corte sexista y/o xenófobo?

Si tienes interés en participar con expresiones que te vengan a la mente o típicas de tu comunidad, os dejamos un correo de contacto marcos.casado@isf.es para que nos la hagáis llegar vuestras propuestas y convertir este artículo en una serie de fichas con el siguiente formato:

  • EXPRESIÓN O PALABRA

  • TIPO DE CONTEXTO USADO

  • EJEMPLOS USADOS

  • ALTERNATIVAS

OPCIONAL: AÑADIR DIBUJOS O FOTOGRAFÍAS

Proceso: el editor recibirá en el correo la ficha o artículo, le dará forma y se la devolverá por e-mail. Cuando se tenga el visto bueno, se publicará en el Fòrum Comunicació, Educació i Ciutadania (https://educomunica.isf.es) y se difundirá a través de las redes sociales del proyecto y de ISF Baleares.

Finalidad: generar un material didáctico y pedagógico, “El poder de las palabras”, que pueda ayudar a mejorar nuestra forma de hablar.

Que sea un proceso participativo depende de vosotros y vosotras, animaros a participar!!

Referencias:

http://elvasomediolleno.guru/consejos/el-poder-de-las-palabras-pronuncia-lo-que-quieres-y-te-llegara-lo-que-buscas/

https://www.mrwonderfulshop.es/es/

http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=connotar

https://afrofeminas.com/2014/03/31/palabras-que-discriminan-racismo-en-el-lenguaje/