BONA PRÀCTICA PERIODÍSTICA

«África no tiene que alcanzar a nadie».

Temas: estereotipos, turismo responsable, África, nuevas tecnologías, mujeres, relaciones norte-sur.

En esta entrevista tenemos la oportunidad de conocer Audrey Ngako, creadora del blog «Visiter l’Afriqueque tiene por objetivo promover una visión del continente africano alejada de los estereotipos y estimular el turismo en el continente.

Si bien en un principio podríamos pensar que, una vez más, nos encontramos ante un ejercicio más de explotación cultural del país, conviene leer bien la propuesta de esta mujer de 25 años: descubriremos la solidez y responsabilidad del proyecto.

Asimismo, también recomendamos visitar la página. Aunque su narración a veces se aproxima a las retóricas y estéticas occidentales más vinculadas a la cultura del consumo, la propuesta de este web es totalmente inusual a la hora de referirnos a un continente tan heterogéneo como es África, y conviene contextualizarla.

A continuación, en defendemos los motivos:

  • Sin duda nos encontramos con una representante de África, Audrie Ngako, que nada tiene que ver con la imagen estereotipada del continente. Una mujer formada en Francia y que vuelve a su cultura de origen sin ningún ánimo de colonización cultural. «No quería que visita la Afrique Fuera visto como el proyecto de una extranjera, sino que mi imagen estuviera al 100% vinculada con mi país».

  • La propuesta de Audrie y de su equipo es, precisamente, superar los estereotipos que sólo asocian el continente a una imagen de empobrecimiento y enfermedades insuperables, y de conflictos bélicos que más parecen endogámicos que no fruto de conflictos históricos y globales.

  • Conviene prestar atención a cómo ella defiende su proyecto: es muy consciente de que en África estas problemáticas existen. No obstante es importante poner en crisis el imaginario hegemónico. Conviene empoderar las culturas africanas. Ella misma menciona: «La gente Tiene que darse cuenta de que África no es un país. Hay más de 1.000 millones de personas que viven en el continente y somos los únicos que podemos defenderlo, hablando de los aspectos más cool de las ciudades, sobre bares, de la moda. Visiter l’Afrique, representa un punto de vista nuevo y verdadero. Nada de política, ni de economía: solo personas que cuentan lo que conocen y viven».

  • Si bien es cierto que esta afirmación puede parecer un poco frívola, lo que queda de la entrevista se encarga de contextualizarla y darle el sentido político y reivindicativo: «Me gustaría que Visiter l’Afrique, se convierta en una especie de contrapoder; transmitir a los países el mensaje de que ha llegado el momento de posicionarse en el atlas del turismo, que las personas que nos leen en las redes sociales están deseando descubrirlos «

  • Hay que poner de relieve también la manera en cómo esta mujer entiende la emprendeduría y el propio concepto de turismo. En este sentido, antes que nada hay que insistir en que no tiene una vocación redentora ni neo-colonialista de su profesión. Aunque se reconoce como persona que ha sido formada fuera del continente, no pretende ajustar la mirada occidental en África. Después, hay que destacar que entiende emprendeduría como una oportunidad de abrir puertas y favorecer un proceso de autoconciencia, y no un enriquecimiento pecuniario: «Tengo mucha ambición, pero esto para mí no equivale con ganar mucho dinero. Ser emprendedora significa más bien crear oportunidades «.

  • En este sentido vale la pena observar las colaboradoras / trabajadoras del blog. El perfil general son mujeres de entre 20 y 30 años. ¿Cuántas veces tenemos la oportunidad de escuchar las voces de esta generación que vive en África?

  • La entrevista también nos sirve para profundizar en cómo la autora y su propuesta se enmarcan en las complejas y, demasiado a menudo, verticales y abusivas relaciones que se establecen entre los países del norte y los países del sur. Como ya hemos dicho, aunque nacida en Camerún, ha sido formada en Europa: «Cuando me mudé a un pequeño pueblo de Francia con mi madre, con 12 años, pasé por una época muy dura. Me tomaban el pelo por ser negra, me insultaban por mi acento … vivía de manera tan intensa el racismo que intenté olvidar mi lado africano y quise ser más blanca que los blancos «.

  • Del mismo modo, ahora vive a caballo entre dos culturas. Hecho que muy a menudo es fruto de recelos. Y así concluye la entrevista. Decisión que si bien no es demasiado oportuna a nivel periodístico -parece que quiera culpabilitzar-, sí es interesante leerla de manera crítica. Y es que los procesos de construcción de las identidades culturales muy a menudo vienen condicionados por hechos históricos que trazan líneas de actuación pautadas por el conflicto y el resentimiento.

  • No lo olvidemos. África no es un contintent pobre. Es un continente empobrecido por distintos factores. Muchos de ellos, históricos y ejecutados por la mano occidental.